Magnate: Invertir en oro
Dinero y magnate:
Invertir en oro. El oro en Suiza. Guardar oro en los bancos suizos.

Suiza es uno de los principales refugios de oro de inversión. El oro se puede guardar en lingotes y monedas. En tiempo de crisis, los ricos invierten en oro. Como ganar dinero comprando y vendiendo oro. ¿Dónde comprar oro en Suiza? El lugar más famoso se llama "Olten". Hay un procedimiento suizo que le permitirá invertir en oro sin tener que comprar el metal. He aquí cómo invertir en oro en Suiza.




El oro es uno de los destinos más comunes en la metamorfosis natural del dinero de los ricos. El dinero adopta muchas formas, a veces incluso caprichosas: títulos, arte, diamantes, materias primas y, por supuesto, también oro, el valor refugio por excelencia cuando los mercados bursátiles se presentan volátiles.

El paisaje de Olten, en Suiza, es idílico: situada al norte del país, la pequeña localidad se encuentra cerca de la cordillera del Jura. Atravesada por el río Aar, sus tranquilas calles de hermosas casas invitan a paseos. Olten es conocida, igual que otras muchas localidades del país helvético, por su industria relojera. Quizá debido a ello, muchos desconocen que el pequeño municipio alberga el mayor búnker de almacenaje y custodia de oro del país. Es más: se trata del mayor de toda Europa: de hecho, es conocido como "el Fort Knox suizo", en alusión al depósito ubicado en Kentucky, en el primer país del mundo en reservas de oro, Estados Unidos.

Suiza custodia, amén de numerosos bancos (unas 350 entidades en todo el territorio) y de otros metales preciosos, mucho oro, propio y de terceros, puesto que allí se refugian parte de las reservas de numerosos bancos centrales. El país es la séptima plaza financiera del mundo, cuna del secreto bancario y refugio de muchos capitales, algunos de dudosa procedencia. El total de fondos depositados en Suiza ascendería a 1,2 billones de euros en 2013.

De nuevo en Olten, la empresa Six Six es la encargada de gestionar el almacenaje y la protección de este valioso búnker que, según publicó hace poco la prensa suiza, podría estar generando problemas de espacio debido a su volumen ya insuficiente. Es imposible conocer la localización de estas cámaras acorazadas, ni conocer las cantidades de oro que allí se guardan; y aún menos conocer los nombres de los propietarios. Es altísimo secreto.

Sabemos, en cambio, que el viaje del oro hasta las cajas fuertes no es muy largo, pues la mayoría de los preciados lingotes salen de los hornos de refinerías suizas. Y es que, sin ser país productor (el mayor productor de oro del mundo es Sudáfrica, seguido de EE.UU), Suiza tiene varias refinerías de oro. En un principio, surgieron para abastecer la industria relojera; pero en los últimos tiempos trabajan a toda máquina debido al excelente comportamiento que este metal ha tenido en los mercados. Hace poco, el precio del oro se revalorizó cerca de un 30% y la cotización superó los mil dólares por onza. Según parece, una de las refinerías, que tiene como accionista al Commerzbank, estaría procesando entre 350 y 400 toneladas de oro al año.

Al calor de la actual fiebre del oro también han surgido instrumentos financieros, para particulares, que permiten invertir directamente en oro y recuperar la inversión en dinero contante y sonante o en lingotes del noble metal. Los lingotes están separados del balance del banco y se encuentran a buen recaudo. Además, los inversores pueden visitar las cámaras acorazadas donde se conservan: en las entrañas de Olten.




Tests personalidad
Vencer la ansiedad